Economía

La Real Academia Española define Economía como la administración eficaz y razonable de los bienes. También como el  conjunto de bienes y actividades que integran la riqueza de una colectividad  o un individuo.[1] La etimología de la palabra proviene del griego “oikos”, que significa patrimonio o casa y “nomos” que significa normas o administración. Por lo que la economía, equivaldría a la administración del patrimonio.

Desde la Filosofía y posteriormente desde las Ciencias Sociales, se ha reflexionado alrededor del problema de la definición de economía.

Por ejemplo Aristóteles en su libro La Política sienta precedente en la definición de la Economía, allí afirma que la Economía es la administración de la casa y la Ciudad, por lo tanto se trata de saber utilizar eficientemente lo necesario para la vida buena.[2] Señala una diferencia entre la Economía como administración de los bienes y la economía como actividad que sólo se ejerce con el fin de enriquecerse. Sólo la primera trae aparejada la prosperidad de la familia y la polis.

Adam Smith[3], a quien se considera el principal exponente de la Escuela Clásica, define Economía Política como una tarea de los legisladores o estadistas. Los principales objetivos de la economía son suministrar a la población ingresos o subsistencia, al mismo tiempo que habilitar a los individuos a que logren por ellos mismos esas funciones. Al mismo tiempo, es característica de la Economía cumplir la función de proveer al Estado o a la República de rentas suficientes para los servicios públicos. Se trata, para Smith, de procurar enriquecer al Estado y a sus miembros. Smith postula que la Economía se desenvuelve con un carácter de autonomía respecto a la Sociedad y el Estado, autoregulando sus variables. La manera más armónica de funcionamiento de variables como los precios, la oferta y la demanda es para Smith aquella en la que el Estado no interviene.

Hasta aquí parecería haber cierta continuidad entre autores acerca de la definición. Hay consenso acerca de la función de administración de la riqueza o los recursos que cumple la economía, sea en el nivel individual como la de un hombre o familia, o en el colectivo, a nivel social o estadual.

La lectura marxista supone una ruptura con estas definiciones al considerar la economía como un fenómeno científico indisociable del progreso de la capacidad productiva y también intelectual que acompaña al surgimiento de la sociedad moderna, es decir, un fenómeno histórico, propio de la emergencia del capitalismo. La Economía según esta perspectiva viene a poner de relieve la opacidad de fenómenos sociales que en otros modos de producción se revelan con claridad y en el capitalismo, son el resultado de un devenir contradictorio.[4] Parecería ser aquí la misión de la Economía Política demostrar el modo en que la riqueza social se produce a través de relaciones entre clases antagónicas.

Más allá de la diversidad y riqueza de posturas filosóficas, existe una división más taxativa que se utiliza para describir posturas económicas. La Economía Ortodoxa, que tiende a nutrirse de los postulados del liberalismo, utilizar análisis macroeconómicos para la justificación de sus observaciones y a dar sustento a posturas conservadoras. Y por otro lado, la Economía Heterodoxa, cuyo corpus teórico se compone muchas veces por aportes marxistas o keynesianos y tiende a realizar críticas sociales a través de la imputación del carácter social de los procesos económicos.

La Economía actual es un área de estudios compleja que requiere muchas veces de la interdisciplinariedad para desarrollar sus diagnósticos. Por ello, muchas veces se vale de otras disciplinas como la Psicología, la Estadística o la Sociología para proveerle más rigurosidad a sus diagnósticos.

Gabriela Cévalo Boro, Facultad de Ciencias Sociales, UBA.

 



[1] Real Academia Española http://dle.rae.es/?id=ELVW605

[2] Aristóteles, (2011) Política, Libro primero De la sociedad civil. De la esclavitud. De la propiedad. Del poder doméstico, Espasa, Madrid, página 19.

[3] Smith, A. (1794) La riqueza de las Naciones, Libro Primero, Madrid, página 27.

[4] Riezink, P. (2007)Las formas del Trabajo y la Historia, Buenos Aires, Biblos, página 2


» METROWiki